domingo, 9 de mayo de 2010

Crónica de los cultos en honor a San José Obrero (tercera parte)

A las seis de la tarde del sábado día 1 de mayo, volvieron a abrirse las puertas de nuestra Iglesia Parroquial, para dar paso al cortejo que, encabezado por la Cruz de Guía estrenada este día, acompañaría a nuestro titular San José Obrero por las calles de la feligresía.

Numerosas representaciones de Hermandades, bien con su estandarte corporativo o bien sus Hermanos Mayores, estuvieron junto a nosotros durante una parte del recorrido. Así pues, podemos citar al sr. Consejero de Hermandades Sacramentales D. Manuel Moreno Sierra, al sr. Consejero de Hermandades de Gloria D. Miguel Martínez García, y las coprporaciones del Stmo. Cristo de la Resurrección (La Rinconada), Ntra. Sra. de la Candelaria, Ntra. Sra. del Carmen (San Leandro), Ntra. Sra. del Rosario (Barrio León), Ntra. Sra. de Araceli, Santa Lucía, Ntra. Sra. de los Desamparados (Alcosa), Sagrado Decreto de la Santísima Trinidad (además de su Grupo Joven), y la Archicofradía de Mª Auxiliadora Coronada.

La bendita imagen de San José Obrero fue arropada por hermanos, devotos y cofrades en general durante todo el recorrido de su procesión.

Uno de los momentos destacados, por lo extraordinario del mismo, fue la visita a la Basílica de María Auxiliadora Coronada, donde aguardaba nuestra llegada junto a las corporaciones radicadas allí su rector D. Luis Cornello, a quien se hizo entrega de la Orla Conmemorativa de nuestro Cincuenta Aniversario Fundacional.

En el interior de la Basílica tuvo lugar un acto de oración y acción de gracias, y nuestro Hermano Mayor hizo entrega de sendas ofrendas florales a las benditas imagenes de María Auxiliadora y de Nuestra Señora de la Esperanza. Fueron sin duda unos gratos e intensos momentos de auténtica fraternidad. No tenemos más que palabras de agradecimiento hacia toda la familia salesiana de la Stma. Trinidad y a las queridas corporaciones, por su cálida acogida en este día tan especial e importante para todos nosotros.

Durante el recorrido, diversos establecimientos realizaron ofrendas florales al Santo Patriarca, el cual recibió una lluvia de pétalos a su entrada en la calle Jabugo. A lo largo de esta calle que lucía engalanada, así como por Pinta y Mamá Margarita, numerosas marchas procesionales fueron interpretadas de manera encadenada por la Agrupación Musical Ntro. P. Jesús de la Salud, en una notable labor en la que no fue a la zaga la cuadrilla de costaleros mandada por D. Antonio Santiago y su equipo.

Cercanas ya las andas procesionales a nuestro Templo, nuestro titular fue recibido con unos fuegos artificiales. Ya en la entrada, alrededor de la medianoche, volvió a sonar la marcha "Himno a San José Obrero", para quedar dispuesta la bendita imagen en el lateral frente a la puerta de la Iglesia Parroquial.

Damos la enhorabuena a todos los hermanos y fieles, a nuestro Diputado Mayor de Gobierno y auxiliares, al cuerpo de acólitos, a los músicos, capataces y costaleros, a la Comunidad Mínima y a toda la comunidad parroquial, pues un año más hemos tenido la dicha de dar nuestro público testimonio de fe por las calles de la feligresía y del barrio al que nuestro titular da nombre.

Durante todo el domingo día 2 de mayo, la bendita imagen de San José Obrero estuvo expuesta a la veneración de hermanos y fieles en devoto Besamanos. Las flores que bellamente habían exornado el paso en la jornada anterior, eran repartidas entre quienes acudían al Templo.

En este culto anual es fácil palpar cuanto cariño y devoción recibe el bendito José, el carpintero de Nazaret, de tantas personas que le piden o agradecen, por trabajo, protección, alguna promesa o gracia concedida... Rogamos al Protector de la Iglesia, para que por su intercesión ante Dios nuestro Señor vele por todos nosotros y por nuestras familias, por quienes padecen enfermedad o pobreza, o padecen sed de justicia. Bendito José, ruega por nosotros.

Fotografías: F. Sánchez V. - M. Martín V.